Nicolás Negroponte

El Mundo Digital

Nicholas Negroponte (Nueva York, 1942)

Ingeniero informático estadounidense, pionero en el desarrollo de los modernos sistemas informáticos. Estudió ingeniería en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde se graduó en la nueva especialidad de diseño asistido por ordenador (CAD). En 1966 fue contratado como profesor e investigador por el MIT, centro en el que desarrollaría toda su carrera profesional y por el que es considerado uno de los "padres" de la tecnología digital. Compaginó su labor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts con la de profesor visitante en las universidades de Berkeley, Michigan y Yale.

En 1968 creó un grupo de investigación en hardware, el Architecture Machine Group, y más tarde realizó trabajos de investigación para el Centro de Desarrollo Tecnológico del Departamento de Defensa de Estados Unidos, trabajos que le permitieron "navegar" por Internet desde sus orígenes como red militar (ARPANET). Desempeñó un importante papel en la concepción del primer ordenador personal por IBM; en 1980 se trasladó a Europa, donde fue cofundador en Amsterdam de la International Federation of Information Processing Societies Computers in Everyday Life Program, y en 1982, a petición del gobierno francés, fue el primer director ejecutivo del proyecto World Center for Personal Computation and Human Development, que tenía como finalidad introducir el uso del ordenador en la educación primaria de los países en vías de desarrollo.

Su contribución más relevante fue la creación del Media Laboratory del MIT, centro puntero en la investigación y desarrollo de todo lo relacionado con las nuevas tecnologías para su aplicación en las comunicaciones del futuro, tanto en el área de la educación como del entretenimiento; para ello dispuso de enormes recursos materiales (gracias a la subvención gubernamental y de más de un centenar de grandes empresas de todo el mundo) y de los mejores talentos en informática.

El laboratorio se dividió en varios programas, que recibieron las denominaciones de "Televisión del Mañana", "Escuela del Futuro", "Sistemas de Información y Entretenimiento" y "Holografía". Su ámbito de actividad incluyó el asesoramiento a gobiernos y a empresas (entre ellas Motorola) y la participación en conferencias y foros en todo el mundo. Fue asimismo uno de los creadores de la revista Wired, en la que también participó como columnista y diáfano divulgador. La capacidad comunicativa que le caracteriza quedó de nuevo demostrada con la publicación de Being digital (1995), obra superventas que reflexiona sobre los cambios en la denominada "Era Digital" y que sería traducida a más de cuarenta idiomas.

La informática, tecnología automatizada del proceso de datos, permite hacer en millonésimas de segundo los cálculos y operaciones que, sin informática, exigen tiempos, como mínimo, del orden del segundo. Su factor multiplicador es, como decíamos, del orden del millón. Las telecomunicaciones electrónicas aportan igualmente un factor multiplicador del orden del millón, ya que transmiten en millonésimas de segundo (de hecho a velocidades del orden de la velocidad de la luz) lo que, sin esta tecnología de transmisión, debe medirse como mínimo en una escala del orden de los segundos. Por ello las tecnologías de la información (informática más telecomunicaciones) pueden llegar a disponer de un factor multiplicador del orden de un billón. Y ello sin contar el efecto sinérgico de la inevitable conjunción de la tecnología informática del proceso de datos y la tecnología paralela de las telecomunicaciones electrónicas informatizadas.

A mediados de los años ochenta el británico Tom Forester formulaba de nuevo una comparación ya clásica: si la automoción hubiera experimentado un desarrollo parecido a la informática, se podría disponer de un Rolls-Royce por menos de 300 pesetas y, además, el vehículo dispondría de la potencia de un transatlántico como el Queen Elizabeth para ser capaz de recorrer un millón de kilómetros (unas 25 vueltas al mundo) con sólo un litro de gasolina. Todo un sueño que, en realidad, en el ámbito de las tecnologías de la información ha sido ya posible.

La transformación de átomos a bits es irrevocable e imparable. ¿Por qué ahora? Porque el cambio también es exponencial: las pequeñas diferencias de ayer pueden tener consecuencias de gran magnitud mañana. N ¿Conoce esa historia del hombre que trabaja por un centavo al día durante un mes pero dobla su sueldo cada día? Si empezara con este maravilloso sistema de pago el primer día del año, estaría ganando más de 10 millones de dólares al día el último día de enero. Ésta es la parte que la mayoría de la gente recuerda. Pero no nos percatamos de que sólo ganaríamos 1,3 millones de dólares si enero fuese tres días más corto (es decir, como febrero). Dicho de otra manera, los ingresos acumulados del mes de febrero serían de 2,6 millones de dólares aproximadamente, en lugar de los 21 millones de dólares que habríamos ganado en enero. Cuando el efecto es exponencial esos tres días cuentan mucho. Pues bien, estamos acercándonos a esos tres días en el terreno de la informática y las telecomunicaciones digitales.

 

 

EL MUNDO DIGITAL  de NICHOLAS NEGROPONTE https://users.dcc.uchile.cl/~cgutierr/cursos/INV/serDigital.pdf

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). Biografia de Nicholas Negroponte. En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de https://www.biografiasyvidas.com/biografia/n/negroponte.htm el 21 de junio de 2021.

 

 

4 comentarios

  1. lina

    whoah this blog is wonderful i really like reading your articles. Keep up the great paintings! You realize, a lot of people are hunting round for this info, you could help them greatly.

  2. https://israel-lady.co.il

    Good post. I learn something new and challenging on sites I stumbleupon on a daily basis. Its always helpful to read through content from other authors and practice a little something from other web sites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.